#3 ¿Sabías que…

…la idea del basilisco de Harry Potter pudo haberse basado en la historiografía latina?

7defb1000fc1fa6a0d5fd73744f7d59df6010bb6_hq

Plinio el Viejo, escritor, científico, naturalista y militar latino, de época imperial, fue autor de una Historia Natural (Naturalis historia) que abarcaba amplios temas como la astronomía, las matemáticas, la geografía, etnografía, agricultura, horticultura, antropología, fisiología humana, zoología, botánica, farmacología, minería, mineralogía, escultura, pintura y piedras preciosas en un total de treinta y siete libros.

En su octavo libro, correspondiendo a la zoología de los animales terrestres, recoge los indicios de la supuesta existencia del basilisco:

“Nace en la provincia Cirenaica, con un tamaño de no más de doce dedos, una mancha blanca en la cabeza, como adornada con una diadema. Espanta a todas las serpientes con su silbido y no impulsa su cuerpo flexionándolo en muchos anillos, como las demás, sino que avanza enhiesta y derecha de medio cuerpo. Mata los arbustos no solo al tocarlos sino incluso al exhalar su aliento, quema las hierbas y resquebraja las piedras; tal es su poder para el mal. […] Y, sin embargo, el veneno de las comadrejas es mortal para un monstruo como este…”

HISTORIA NATURAL VIII (33)

Basilisco1Como describe Plinio, su “poder para el mal” es muy grande y ésta comparte con su homólogo de fantasía la capacidad de matar con la mirada y un poderoso veneno, y de ser destruido por el canto de un gallo. Sin embargo, lejos del enorme monstruo que guardaba Salazar Slytherin, el basilisco de Plinio apenas llegaba a medir veinte centímetros y, de haber seguido al pie de la letra este pasaje, “Harry Potter y la Cámara de los Secretos” habría sido mucho menos interesante.

Fuentes:

Plinio Segundo, Cayo. Historia natural. Volumen 3: libros VII-XI. 2003. Madrid. Editorial Gredos.