PARAULES D’AMOR

Palabras de amor, dijo Serrat, sencillas y tiernas. No es eso lo que Aquiles le dedica a Agamenón en Il. A, 225 cuando le dice:

οἰνοβαρές, κυνὸς ὄμματ᾽ ἔχων, κραδίην δ᾽ ἐλάφοιο
(borracho, que tienes ojos de perro y corazón de cervatilla)
No parecen grandes insultos para muchos de nosotros a prime
ra vista, pero ¿realmente sabemos lo que significan? ¿Estamos entendiendo bien esas palabras? ¿No sabían insultar en la antiquísima Grecia? Este verso viene tras un gran parlamento en el cual Aquiles acaba de despreciar a Agamenón por no salir nunca a pelear y llevarse siempre un gran botín de guerra. Botín que no quiere devolver –Criseida- para calmar a Apolo y que los aqueos dejen de sufrir la peste. Analicemos con detenimiento las palabras empleadas:

οἰνοβαρές: literalmente significa algo así como “pesado por el vino”. La traducción por borracho es obvia, ya que quien pesa mucho por el vino es porque bebe demasiado, sin dedicarse a nada provechoso.

κυνὸς ὄμματ’: tener ojos de perro no nos parece muy negativo, ya que nos puede parecer que lo está llamando feo. Sin embargo, el perro era el animal elegido por los griegos para designar a lo peor entre lo pésimo. Pensemos en los perros: no les importa fornicar en público, se huelen el trasero unos a otros, viven de los humanos, se aparean sin criterio entre sí, no piensan antes de actuar… ¿Por qué ojos de perro? Estamos hablando de una sociedad en la que uno “ve en sus ojos”, por lo que quien tiene rostro de perro tiene ojos de perro, es decir, ve las cosas tal y como las ven los perros.

κραδίην δ᾽ ἐλάφοιο: una explicación muy visual: ¿os acordáis de la escena en la película de Disney “Bambi” en la que hay un incendio enorme y todos salen corriendo? ¿Os acordáis de cómo huyen los cervatillos? Pues los griegos tenían a los cervatillos como los animales más cobardes y temerosos del mundo por la velocidad a la que huyen a esconderse.

Seguro que si ahora relees ese verso, verás cómo Aquiles insulta de la peor manera a Agamenón.