Las letras Φ, θ y χ

En la convención que utilizamos para pronunciar el griego antiguo, las letras fi, zeta y ji (φ, θ, χ) tienen respectivamente la pronunciación [f], [z] y [j], es decir, serían consonantes fricativas. Sin embargo, las investigaciones sobre el sistema fonético del griego antiguo nos demuestran que probablemente su sonido fuera diferente. Serían, en realidad, consonantes oclusivas con una pequeña aspiración, lo que se representaría fonéticamente como [ph], [th] y [kh]. Esta teoría se basa, entre otras cosas, en los siguientes puntos:

– Cuando las consonantes oclusivas π,τ,κ aparecen frente a una vocal aspirada se transforman en f, z, j. Ej.: καθ’ ἡμέραν en lugar de κατ(ὰ) ἡμέραν

– Las reduplicaciones de φ, θ, χ, se hacen en su correspondiente oclusiva sin aspiración (π, τ, κ) Ej.: τίθημι, πέφευγα, κέχυμαι. Mientras que las fricativas utilizan otro tipo de reduplicación, por ejemplo: σέσηρα, ἵστημι

– La transcripción al latín de ciertos nombres griegos. Por ejemplo: Φίλιππος como Pilipus o Philippus. Primero se transcribía con una sola p, después con ph, pero nunca con una f, que representaría el sonido fricativo.

– Se puede considerar que los grupos πφ, τθ, κχ son reduplicaciones de estas consonantes.

Para más información sobre este fenómeno y todo el sistema fonético del griego antiguo véase: ALLEN, W. S. Vox Graeca. The pronunciation of Classical Greek. Cambridge, 1968