Ni nadar ni leer y escribir

“Ni nadar ni leer y escribir” es un proverbio transmitido por Diogeniano referido a quienes son completamente ignorantes, “porque los atenienses aprendían a nadar, a leer y escribir desde la niñez”. Lo podemos leer en el Libro de Leyes, escrito por Platón (hacia el 355 a.C.) “¿debería confiarse un cargo oficial a personas que son lo contrario de gente culta, los cuales, según el proverbio, no saben ni nadar ni leer?”

Los padres tenían como una de sus obligaciones enseñar a nadar a sus hijos por su propia seguridad. La situación geográfica de Grecia (nación compuesta por numeras islas) hizo que esta civilización surgiese y se desarrollase en torno al mar.

La natación, en Grecia, nunca fue un deporte de competición ni se utilizaba como ejercicio físico, solo tenía un carácter utilitario.

Yo me pregunto si la célebre frase de Sócrates: «sólo sé que no sé nada», no perdería una letra y querría decir en realidad «sólo sé que no sé nadar».

ImageImagen: muchacho zambulléndose. Pintura de la cara interior de la lápida de Paestum (hacia el 480 a.C.). Paestum es el nombre romano clásico de una importante ciudad grecorromana en la región italiana de Campania. Está situada al sureste en la provincia de Salerno, a 40 km al sur de la capital provincial y a 92 de Nápoles.