Lisias (c. 459-c. 380 a. C.)

Hoy en nuestra sección sobre personajes históricos os traemos a Lisias. Nos parece interesante su lectura desde la reflexión sobre la idea de ciudadanía (y su realidad) en la Grecia clásica.

“Orador griego, hijo de Céfalo, un siracusano a quien Pericles persuadió para establecerse en Atenas. A la muerte de su padre, Lisias, que contaba 15 años de edad, se dirigió con un hermano mayor Polemarco a Thurii, donde vivió algún tiempo y recibió enseñanzas de retórica. Tras el desastre de la expedición ateniense a Sicilia, Lisias y Polemarco (la tradición conoce a otro hermano, Eutidemo) regresaron a Atenas (412), donde dirigieron un próspero negocio de fabricación de escudos, al tiempo que Lisias ya comenzaba a actuar como logógrafo escribiendo discursos para otros. En el año 404 los dos hermanos fueron proscritos por los “treinta tiranos”, en parte por sus ideas democráticas, pero sobre todo a causa de su considerable fortuna: los bienes de la familia fueron confiscados, Polemarco ejecutado y Lisias arrestado, pero consiguió huir a Mégara. En su exilio, Lisias siguió ayudando a los demócratas, por lo que a su regreso a Atenas en el año 403, a instancias de Trasíbulo, la asamblea popular le concedió el derecho de ciudadanía; sin embargo, por un defecto de forma el decreto de concesión fue anulado y Lisias perdió tal privilegio. Por su condición de meteco, no podía desarrollar actividad política alguna, pero ello no el impidió opinar sobre la situación general de Grecia” a través de sus discursos.

“Diccionario de personajes históricos griegos y romanos”
J. Martínez-Pinna; S. Montero; J. Gómez.