No hemos inventado nada

Nueva entrada sobre la vida cotidiana en la Antigüedad:

Tanto en la antigüedad como en pleno siglo XXI la desobediencia y delincuencia juvenil ha sido un problema común y diario. Petronio trató el tema en el Satiricón hace dos mil años, pero existe otro documento sumerio datado unos dos mil años antes de este autor que trata el tema con profundidad.

Posiblemente se trate de una tablilla que los alumnos de la “escuela” debían copiar para aprender qué se debe y qué no se debe hacer. Se trata de un diálogo entre un padre y su ingrato vástago que se encuentra haciendo el vago por las calles. El padre le ordena ir a la casa del maestro para que le ponga sus ejercicios de escritura y que al volver no pierda el tiempo en los jardines ni recorriendo las calles con los otros chicos. Intenta mostrarle lo ingrato que es con su progenitor, quien no le hace trabajar en los oficios más duros como otros muchos padres hacen, sino que se esfuerza en conseguir dinero para que su hijo aprenda a ser escriba como él.

¿Os suena haber escuchado algo así alguna vez? A mí sí.

http://farm7.static.flickr.com/6085/6056082061_c23839b39c.jpg