Esparta

La sociedad espartana pasó a la historia gracias a su fuerza militar y al favor que contaban por parte de algunos historiadores atenienses. Sin embargo no tenían tan buenos escultores y tan atentos lingüistas como en Atenas.

Eso es lo que nos demuestran muchas de las lápidas espartanas, las cuales solían ser acompañadas de un simple relieve y una inscripción. Lo anecdótico en todo esto es una errata bastante repetida en ellas: la letra sigma (σ – sonido /s/) era escrita en lugar de zeta (θ – sonido /z/), falta ortográfica que da a los filólogos a pensar que seseaban. Curiosamente Esparta se encuentra al sur de Grecia, al igual que el lugar en el que más seseos se escuchan en España, Andalucía. ¿Casualidad? ¿Qué tendrá el sur que no tenga el norte?