El Alfabeto

El Alfabeto

Para la sección de filología vamos a empezar por el principio, por donde siempre se empieza: el alfabeto.

La palabra “alfabeto”, sinónimo de “abecedario”, procede del griego y, de la misma forma que “abecedario” toma su nombre de las primeras letras “a”,”b” y “c”, la palabra “alfabeto” deriva de “alfa” y “beta”, sus dos primeras letras.

La gran mayoría de la gente cree que el único parecido entre el alfabeto griego y el nuestro es que tenemos una letra a la que llamamos “i griega”, muchas personas ni siquiera son capaces de diferenciar el griego del alfabeto cirílico y para muchos estudiantes de griego (ya sea antiguo o moderno) el alfabeto es uno de los grandes obstáculos para aprender su lengua. Pero, ¿hay realmente una gran diferencia entre su alfabeto y el nuestro? Realmente no, y de hecho, el abecedario latino (el que nosotros usamos) procede del griego.

Tengamos en cuenta que es en la época de la colonización griega cuando los griegos entran en contacto con los etruscos, esto nos sitúa entre los siglos VIII y VII a.C. Es entonces cuando los etruscos se basan en su alfabeto para crear uno propio, del que más tarde, los romanos adoptarán letras que eran originariamente griegas.

Es muy importante el hecho de que en esta época y durante toda la Antigüedad se escribía únicamente en letras mayúsculas (es en la época bizantina cuando se empiezan a utilizar minúsculas para los manuscritos en griego). Entonces la alfa “A” y la beta “B” se escribían así. Y si seguimos analizando el alfabeto griego vemos que entre sus mayúsculas y las nuestras, sólo hay unas pocas diferencias. ¿O acaso sigue pareciendo ruso?